Páginas

miércoles, 6 de octubre de 2010

Reaccionando

Como los ángeles al caer el sol, nos asomábamos a lo incierto de la noche. Tratando de conquistar el paraíso nos quitábamos nuestras alas rotas, la bata blanca, y apagábamos la luz del laboratorio de química orgánica. Tú y yo en la penumbra. La tabla periódica y ese olor a cloroformo. Ese era nuestro cielo.

20 comentarios:

  1. Se admiten sugerencias y críticas constructivas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Los pelos como escarpias
    Precioso, lo siento, no tengo críticas
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Sobre el tema no tengo nada que decir salvo que lo encuentro originado en un sentimiento sincero (por tanto bien elegido). Sobre la forma (respondiendo a tu invitación de crítica) me sobran tres palabras "de química orgánica". Leí el texto en voz alta y me suena mejor sin eso.
    Un fuerte abrazo,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  4. Anita, eres muy generosa al decir lo de precioso, pero las críticas tambien forman parte de la generosidad entre escritores en cuanto nos permiten caer en la cuenta de "lo mejorable" y por tanto nos aproximan a la humildad del que se sabe aprendiendo. Y aquí son bien recibidas (incluso cuando no las hay).

    ResponderEliminar
  5. Pablo, mi micro se siente halagado de tu lectura en voz alta, y yo agradezco tu acertado apunte sobre "de química orgánica"; hice el mismo ejercicio y ciertamente sobran. Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pura física, o pura química, tal vez sean las dos cosas las que hacen que el amor explosione. No le veo peros, Angeles, y no se si le quitaría lo de química orgánica, creo que le da cierto ritmo, cierto efecto sonoro, y que sin él, queda algo...simple. No sé. Es mi opinión, ya sabes, para gustos, los colores. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un escenario con cloroformo es ideal para alcanzar el cielo. Estupendo microrrelato con muchas pinceladas de color.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Pues te digo la verdad Ángeles, pensé que el final tendría más que ver son el título. Imagine algo de fundirse, fusionarse, evaporarse o alguna "reacción" de estos dos que se unen. Pero igualmente me gustó. Y sobre gustos... ya lo dijo Maite.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Yo, como Pablo, opino lo mismo de las tres palabras que sobran. Sin embargo me gustó y contrario a lo que dice Claudia creo que el título está muy bien puesto, aunque exige saber de reacciones. Sugerencia: Podrías haber jugado con los sentidos de la palabra reacción y así abrir significados al cuento. Bueno sólo opino.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
  10. No Juan, yo también creo que el título está bien puesto. Para mí lo que quedó medio flojo fue el final, pero porque yo me lo imaginaba distinto, nada más.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Ah, qué pena, entonces estabamos de acuerdo, Felicidades Claudia, nos vemos en tus cortitos.

    ResponderEliminar
  12. A mí me gustan las tres palabras Ángeles, el título y el final. Sólo resumiría en una las dos últimas frases:'La tabla periódica y ese olor a cloroformo era nuestro cielo'

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Qué bueno, Ángeles! Como se nota que estaba tu nombre en la frase de inicio de esta semana. Así salen mejor las cosas.

    ResponderEliminar
  14. Paraísos en todos lados.

    Concuerdo con algunos:

    "Como los ángeles al caer el sol, nos asomábamos a lo incierto de la noche. Tratando de conquistar el paraíso nos quitábamos las alas rotas, la bata blanca, y apagábamos la luz del laboratorio. Tú y yo en la penumbra. La tabla periódica y ese olor a cloroformo eran nuestro cielo".


    Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Qué lujo de comentarios, cuánto puedo aprender con ellos!.

    Creo que la fórmula es la que recoge en su comentario KappieG, englobando las aportaciones anteriores y la suya.

    Pablo, reconozco que la frase de inicio me retó en cierta manera porque además tenía ganas de participar en el concurso de la Ser.

    El aporte de Patricia me parece muy interesante, eso de resumir en una dos frases.

    Claudia y Juan apuntan a un final más acorde al título, como más dinámico creo entender. Me lo apunto para próximas autocríticas.

    Gracias a todos por sus aportes.

    Y gracias a Maite, Cyb., Anita, y Lola corroboran eso de para gustos colores, que tambien hay que apuntarlo.

    Nos leemos

    ResponderEliminar
  16. Pues yo destaco el título, lo veo muy bien elegido, en cuanto a la supresión de las tres palabras le doy la razón a Pablo: química, orgánica y periódica tal vez sean demasiadas esdrújulas para las dos últimas líneas.

    Esto de la Ser es un comecocos, pero un comecocos estimulante.

    ResponderEliminar
  17. Gracias Elisa, ya leí tu microrrelato y me pareció muy bueno. Y si, esto de la Ser estimula. A seguir escribiendo se ha dicho.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Eres una provocadora, Ángeles.

    Y me vas a perdonar pero no quiero entrarte al trapo. Releer tu relato buscando una crítica me parece como hacerle una autopsia en vida. Casi siempre un relato es susceptible de pequeños cambios para mejorar. Casi siempre. Sobre todo si se lee esa intención. Yo me abstengo.

    Tu relato me he encantado. Lo que cuenta y cómo lo cuenta. También el título y su doble sentido que cumple perfectamente su función en el micro... de forma implícita. Me parece poético, sencillo, dulce... y deja en las narices un olor insoportable, picante... a cloroformo.

    Un beso de viernes, Ángeles.

    ResponderEliminar
  19. Jeje gracias Kum*, dejaremos las autopsias para más adelante, o mejor para el final.
    Un abrazo lleno de letras.

    ResponderEliminar