Páginas

lunes, 6 de diciembre de 2010

Pasadas las doce


Cenicienta se apeó de la calabaza consternada por la pérdida de su zapato de cristal. Aquel inocente paladín tenía la razón nublada al proponerle vivir del cuento, y además carecía de recursos para enamorarla. Se acomodó bajo el puente dispuesta a pasar otra noche de frío y pobreza. A su lado, un mendigo le ofrecía vino en una extraña taza de vidrio, mientras le mostraba una sonrisa principesca.


CONCURSO MICRORRELATOS ABOGADOS NOVIEMBRE (CALABAZA, PUENTE, INOCENTE, RECURSO, NUBLADO


14 comentarios:

  1. Qué bonito!
    nunca se sabe lo que puede pasar después de las 12...
    nunca se sabe lo que puede pasar bajo el puente...
    nunca se sabe lo que puede pasar cuando menos se espere...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué belleza Ángeles! De veras me encanta lo que estás escribiendo. Exquuisito micro, felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan los cuentos versionados, y te quedaron muy bien "encajadas" las palabras. Me gustó. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es mejor esperar el destino debajo del puente que vivir del cuento al lado de un príncipe. Muy hermoso. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Cuestión de valores. Valor real.
    Bonita reflexión "literada".

    ResponderEliminar
  6. Gracias Patricia, me alegra, la idea es qué pasó con el príncipe, en qué se convirtió...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Yo, Su a esas horas suelo estar durmiendo, pero reconozco que pasadas las doce puede pasar absolutamente de todo. Qué bonito lo que has escrito. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Más que encajadas yo diría que las metí a presión, a ver si cambio de táctica en el concurso de abogados. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Ligeia, buena y bella reflexión! un saludo

    ResponderEliminar
  10. Me gustó el otro lado del cuento que nos explicas y la manera de hacerlo real, cotidiano. Ese bajar de los cielos a la tierra. Enhorabuena.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Hahaha. ¡Me encantó!

    ¿Acaso "una extraña taza de vidrio" es su zapato?
    Es buenísimo de cualquier forma.


    Un saludo, Ángeles.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Agus, los cuentos siempre tienen ese otro lado. Un saludo.

    Edgar, efectivamente la extraña taza de vidrio era su zapato de cristal así como el vagabundo era el príncipe...como ves tambien volvió a la realidad pasadas las doce. Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Es genial, Ángeles, las palabras ni se notan, flotan dentro del relato como el cambio de cuento
    Hay un programa en La 2 (que suelen poner justo antes o justo pasadas las 12) donde cuentan los cuentos pero lo que pasó a partir de lo que nos contaron. Geniales.... este tuyo podrían contarlo. El programa se llama ZZZZ (para irse a dormir)
    Un beso

    ResponderEliminar