Páginas

lunes, 7 de febrero de 2011

Otros tiempos


SUPUSE QUE LA NAVIDAD EN TOLEDO estaría adornada por espadas, yelmos, lanzas, y mandobles. Que los reyes magos vestirían armaduras de oro y pasearían en caballos españoles. Que en lugar de campanas se oiría el tintineo de las mazas golpeando el hierro para dar forma a las estrellas que colgarían de los árboles.

Así se lo confesé a mi amigo la noche antes de fin de año, mientras mirábamos el Tajo desde la ventana del hospital. Él me dijo que de aquello hacía ya muchos siglos, y que ahora esa navidad se guardaba tras los cristales de las tiendas, al calor del tendero. Decidimos volver a nuestras tumbas dispuestos a no seguir viviendo en el pasado, mientras nuestras cadenas brindaban el redoble por otro nuevo año.



Microrrelato presentado al concurso Hiperbreves Toledanos mes de diciembre

9 comentarios:

  1. Ángeles, leerte es un placer redoblado.
    Felicidades amiga, tu escritura es un prodigio.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho ¿qué pasó en el concurso?
    Un abrazo encadenado y con la maza dando

    ResponderEliminar
  3. Gracias Patricia, eres muy generosa en tus palabras. Besos.

    Anita, el concurso...pues nada sigue su curso, cada mes una frase diferente. Besos

    ResponderEliminar
  4. Lírico, preciosa pintura de Toledo y de su acero. Me encantó.
    Un abrazo, Ángeles.

    ResponderEliminar
  5. Para variar, me ha encantado.

    Besos llenos de presente

    ResponderEliminar
  6. Bien, bien, Angeles, buen texto, con ese dominio del lirismo y de las fuerzas etéreas. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta porque es duro como el acero, frío como las noches de invierno, pero tierno como los dulces toledanos.

    ResponderEliminar
  8. Me gustó mucho, Ángeles, muy bien elegidas las palabras, muy bien engarzadas.

    Par de abrazos.

    ResponderEliminar
  9. ahi te mande el bichito! ojala te guste :)

    ResponderEliminar