Páginas

martes, 31 de mayo de 2011

El negocio


He llegado cansada después de un día en los tribunales y lo que menos me apetece son tus sospechas sobre lo que hago en las horas de trabajo. Después de un día subida en unos tacones imposibles, con el maquillaje perpetuo en mi rostro y una sonrisa imborrable, me siento la mujer más cansada del planeta. Pero tú, siempre con tu cantinela: que si no valgo para este trabajo, que si debería empezar a replantearme mi futuro. Consigues que me sienta fracasada. Tras tu discurso, vuelan de mi boca los perdones junto a una procesión de culpas como pájaros heridos. Mis bolsillos llenos de calderilla añeja, dan cuenta de mi fallo, no es rentable un puesto de mimo a las puertas del juzgado.

9 comentarios:

  1. Parece ser que ha equivocado el lugar de trabajo. Eso pega más en un paseo céntrico de cualquier ciudad que a la puerta de unos juzgados; aunque si tiene arrestos para imitar a alguno de esos que entran y salen igual alguien repara en su presencia. Muy original.

    ResponderEliminar
  2. El final es sensacional, Angeles. Buenísimo este intento donde no chirria ni una sola de las palabras pedidas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Como cambia de dirección el micro, estupendo. Parece abogada, pero no... Me gusto.

    Por cierto, aprovecho aprovecho para preguntar:¿En el concurso de Radio Castellón cuantos relatos se pueden enviar, sólo uno o los que quieras por semana?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno el giro final. Aunque no sé, algo me chirría un poquitín, aunque no se decirte, normalmente tus relatos me resultan más fluidos. No sé explicarme.

    ResponderEliminar
  5. No es rentable a las puertas del juzgado ni a las de ninguna parte! Me gustó, una situación cotidiana, bien reflejado.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. je, je... Qué bueno, Ángeles! La frase final es muy buena

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho el relato, el final, lo de la calderilla ajena, cómo nos engañas con una situación perfectamente verosímil

    ResponderEliminar