Páginas

viernes, 18 de noviembre de 2011

Luces de otoño, blog de Natalia Viana

Siempre he pensado que la luz del otoño tenía algo de mágico, de caricia poética, de nostalgias que vuelan en las hojas caducas y se posan, a dormir el invierno, en un banco olvidado.
Hoy quiero presentarles el blog Luces de otoño” de la escritora Natalia Viana Nebot, que reúne estas características de la luz del otoño: la mágia, el poema, las nostalgias, y el vuelo de las letras. La conocí en un curso de escritura fantástica, hace exactamente un otoño. Claro que Natalia ya iba tejiendo el borrador de su primera novela de género fantástico, mientras una servidora despertaba de los dragones contenidos en el folio en blanco. Lo cierto es que desde entonces las letras nos han unido e incluso nos han reunido en las páginas de un mismo libro de relatos para alegría de las dos. Fue ganadora del VIII Certamen Internacional de Microcuento Fantástica miNatura 2010, y ha publicado un libro de poesía infantil titulado “La luna y el tobogán”. Quedan todos invitados a su recién estrenada bitácora.

Les dejo dos piezas, un poema y un microrrelato de Natalia.



El olivo


El árido campo

guarda el fiel olivo,

firme, vigilante,

cual soldado amigo.



Árbol solitario,

eres fruto, olivo,

de campos pasados,

de tiempos perdidos.



En tus verdes ramas

fabrican sus nidos

y posan sus sueños,

esos campesinos

de mirada adusta

y anhelos fallidos.



Por estar presente

en tantos caminos

siempre acompañando

momentos vividos,

te ofrezco hoy mi canto,

compañero olivo.


Natalia Viana


El concertista

Las notas de su guitarra acariciaban los rostros del público cuando Ángel cerró los ojos.

El cáncer le había concedido un último deseo.

Natalia Viana

4 comentarios:

  1. Me parece que el comentario anterior ha desaparecio en el espacio. Te decía que la degustación me ha parecido excelente y que visitaré la cocina.

    Un abrazo, Angeles.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Angeles, por este precioso regalo.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo intentaremos, aunque me falta tiempo y debo ya tantas visitas...

    ResponderEliminar
  4. Sus palabras también acarician y si alargan como las sombras hasta aquí.
    Un saludo en ocres

    ResponderEliminar