Páginas

sábado, 17 de marzo de 2012

Cambió letras por tetas


Lo encontraron con la nariz entre los muslos de una dama. Mudo y asfixiado de placer, Cyrano abandonó la poesía y se dedicó, libertino, a oler la vida que se esconde en cada uno de los pliegues de las francesas.


5 comentarios:

  1. Paso a publicar los micros nacidos de las microjustas. Este es el de la V ronda; el tema era: Érase un hombre a una erótica nariz pegado...

    ResponderEliminar
  2. Hola Ángeles, me gustó el micro, no parece fácil el empeño y t eha quedado muy bien. Quién -- hombre -- no cambiaría alguna vez sus poemas por dos buenas tetas, ¿quién?.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bueno, hay muchas formas peores de asfixiarse y de darse a vicios.

    ResponderEliminar
  4. Uff, no sé como serán los demás peleadores, pero si no ganas siempre será por generosidad.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho más este Cyrano que el de toda la vida. Más humano, mas del pueblos, más oloroso ;)

    ResponderEliminar