Páginas

lunes, 19 de marzo de 2012

A fuerza de gravedad

Desde que las bombas amputaron los campanarios, las cigüeñas se han tomado su propia venganza: al anochecer, arrojan los hatillos desde lo alto de los edificios. A los insomnes solo les consuela el silencio de los gatos. Los ya saciados incluso han aprendido a decir papá.

4 comentarios:

  1. Cruel venganza la de las cigüeñas.

    ResponderEliminar
  2. La última frase no acabo de entender. El inicio desde luego es atrapante. No sé, me has hecho pensar en los abortos.

    ResponderEliminar