Páginas

viernes, 26 de octubre de 2012

El cofre de hueso


El Universo es infinito y cabe en un punto.— Aseguró el dependiente del bazar, mientras podaba las ramas de una minúscula planta.

Tan apenas necesita cuidados, él solo va creciendo, expandiéndose, generando sus estrellas, sus nebulosas, sus planetas... — Prosiguió mientras trasplantaba las ramitas a una maceta menor.

Además, le aseguro que le cabrá en ese cofre de hueso que porta usted encima de los hombros.— Le dijo mientras apretaba la tierra con sus dedos.

Para contemplarlo basta con cerrar los ojos, entonces, es como esas cajas de música que abarcan todo con su melodía, se le desplegará como un acordeón ante la ausencia de su mirada.—Dijo mientras barnizaba las pequeñas hojas con agua pulverizada.

Posee un sistema de leyes muy sencillas que usted no debe quebrantar nunca, o de lo contrario, el Universo saldrá hacia afuera y necesitará de un telescopio para ver alguno de sus reflejos más simples.— Dijo mientras pegaba una tarjeta de cuidados en la cerámica.

Pero si algún día se cansa de él, debe saber que no es posible abandonarlo; le seguirá a donde usted vaya, tal y como haría una mascota—, prosiguió mientras regaba la macetita y la dejaba en una balda.

No se asuste hombre, tambien tenemos porciones más básicas, como este bonsai.

15 comentarios:

  1. Y no, no es que las musas estén de vuelta, solo vinieron a recoger los paraguas...

    ResponderEliminar
  2. Bienvenidas a recoger lo que sea... da gusto entrar a tu blog y encontrarse esta maravilla. Me gusta la definición del universo y que quepa en un punto, igual que un mundo cabe en un grano de arena...
    ¿Le pasaría esto a Dios? ¿por qué no compraría un bonsai?
    Dudas por resolver
    Un abrazo universal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso que vengan que vengan y ya de paso que se pongan a planchar las arrugas de todos los papeles que guardo con historias inacabadas.
      Besos, yo tambien tengo mis dudas sobre el cuidado de los bonsais.

      Eliminar
  3. Tremendamente bueno, con ese matiz surrealista que sabés manejar tan de taquito! Un placer leerte, Ángeles. Saludos, como siempre, admirados!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por venir y leer Sandra. Un abrazo! Nos leemos (aunque ya no dejes comentar en tu blog, no me pierdo una entrada tuya)

      Eliminar
  4. Muy grande, Ángeles. Y poniendo la guinda con un poquito de humor, sí señor

    ResponderEliminar
  5. Holaaaaaaa!!!! Me encanta el principio y el final, lo que lo convierte en un texto redondo en el que te confieso que le he puesto al dependiente la imagen y la voz de ¿Miyagi? en entrenador de Karate Kid. Espero no estropear tus palabras con esta frivolidad :-)
    saludillos
    P.D. Es un placer leerte y creo que entre la arena he visto una musa con una plancha, déjala trabajar jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Puck, casi casi das en el clavo...

      Un abrazo

      P.D.: removeré la arena, a ver si la encuentro, para una musa hacendosa ( y además con plancha!!!)que me sale, se pierde entre la arena.

      Eliminar
  6. Genial. Sin más palabras más que decir que ya era hora de volver a leer tu prosa mágica que me teletrasporta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cyb, así da gusto volver al blog!

      Un abrazo

      Eliminar
  7. ¡Cuánto me alegra ver la luz encendida y poder subir, Ángeles! ¡Echamos de menos tus letras!

    Ahora bien, ¡qué gran retorno te has marcado!

    Tal como ya se ha dicho, este micro -son su rocío de humor fino- no sólo habla de lo que cuenta, sino de todo lo que ha quedado escondido entre los pliegos de su historia. Algo tremendamente difícil de lograr cuando se apuesta por un enfoque -como apunta Sandra - con un matiz surrealista.

    Espero que esta vuelta se haga habitual.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Impresionante, Ángeles. Qué manera de hacer magia con las manos que haces que hablen por ti.

    Un abrazo, que te dejo junto a los paraguas,

    ResponderEliminar
  9. Me alegro de tu retorno, Ángeles. Según leo llego a "Cofre de huesos que porta" y me pregunto si será un caracol. Al final me quedo fuera, no llego y me da rabia. La filosofía del universo me parece muy interesante, sobre todo esa expansión. Sospecho que se está hablando sobre los estigmas que dejan ciertos asuntos en la vida, una vez que haces algo debido o no. En fin, me alegro de tu vuelta, y ahora a leer comentarios para ver si pillo cacho. Vale, hay tintes surrealistas, luego que puedo quedarme con mi interpretación. Venga, no tardes en volver.

    ResponderEliminar