Páginas

lunes, 23 de enero de 2012

De las sombras y su mundo



Contienen, las sombras, cierto olor a humedad, cierta ruptura de formas, un contorno negociado por contrarios. Son ausencias, negaciones, retoños de afirmaciones. O acaso, pudieran ser el vórtice de la claridad, el incipiente gesto de una luz que dobla esquinas y descansa de su viaje. En cualquier caso, no podrían ser sin su opuesto, al cual retienen, al cual contienen.

28 comentarios:

  1. Madre mía Ángeles,
    Bravo. Me voy a copiar en una libreta ese "contorno negociado por contrarios" y si algún día nace algún micro de tu definición te la regalaré con cariño.
    Me ha encantado. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rocío, estar en tu libreta ya es un regalo, besos

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Pablo Gonz, esto no es un micro. Si se fija en el texto, observará que reúne todas y cada una de las características de una Arena Movediza, luego tampoco es un poema.
      Abrazos

      Eliminar
  3. Es verdad que las sombras son como las arenas movedizas :-) Me gusta mucho este texto, Ángeles. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sara por pasarte y si además de gusta el texto me dejas feliz. Un abrazo

      Eliminar
  4. Qué le voy a decir que usted no sepa... o que sí sepa ya. Yin yang, claro, o yang yin, que para el caso es lo mismo.

    Hay imágenes y frases en esas sombras muy sabias, bellas. Totalmente.

    Besos payasos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué te voy a decir si yo acabo de llegar, si esto es como el mar, quien conoce alguna esquina. Dejame nacer, que me tengo que inventar, para hacerme ver empecé por las espinas... ( Una canción de Fito y los Fitipaldis).

      Sigue usted siedo el culpable de según y qué post, supongo que de otro modo estas cosas que a una se le ocurren de repente, no las hubiera publicado...tampoco la novela por cierto ;-)

      Eliminar
    2. "Señor cantinero, póngame otra cerveza..." (una canción de Amapolita de Arahuay).

      A mí no me eche culpas. Yo sólo pasaba por aquí disfrazado de yang, con mi nariz de yin.

      ...y usted invisiblemente.

      Se la quiere.

      Eliminar
  5. Ángeles, esplendido relato donde nos adentras a la poesía con mucha facilidad. Me inquietan esas sombras que nos persiguen, la mía incluso se viene conmigo a la playa.

    Me gustó mucho, a seguir así de bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás en la playa es donde más se juntan, será para tomar la sombra en compañía mientras se cuentan sus chismes. Gracias por pasar. Abrazos

      Eliminar
  6. Fantásticos los claroscuros que se describen en tu micro, Angeles, cada vez que nos regalas un texto es como si el mundo quedara parado durante ese instante. Qué intensidad y qué manera de describir. Por cierto, la foto es buenísima, muy Chema Madoz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Maite, insisto en que esto no es un micro si no una malformación en la arena, o una deformidad mejor, sea como sea, se tambalea entre el mar y la orilla. Gracias Maite por tus palabras, con ellas a mi tambien se me paró un poquito el mundo. Besos

      Eliminar
  7. Hoy soy sombra, aunque se que no puedo ser sin mi mi opuesto, quizás mañana venga él.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Juanlu me dejas preocupada, si tu eres siempre colores!!!

      Eliminar
  8. Adoro las sombras. Ergo, adoro tu texto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Nunca serán sin su opuesto. Y si somos nosotros, el opuesto, los que no podemos ser sin ellas... A veces tu sombra te mira antes que tú a ella, fíjate, Ángeles.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No voy a contestar nada Miguelángel, solo recibe mi aplauso, me encanta lo que dices y si, desde luego me fijaré en mi sombra a ver si lo consigo antes de que ella se fije en mí.

      Abrazos

      Eliminar
  10. Las sombras son confusas y llenas de vidas que podemos interpretar de muchas formas. Me gusta como planteaste el relato. Y como siempre está lleno de lírica.

    ResponderEliminar
  11. Precioso Ángeles. La imagen me parece alucinante. El texto, impresionante. Tiene perlitas en su interior.

    Abrazos fuertes

    ResponderEliminar
  12. Esta arena movediza cumple perfectamente con su razón de ser. Atrapa -por los ojos- y logra que te hundas en ella.

    Aplausos, Ángeles.

    ResponderEliminar
  13. Que bonita reflexión, Ángeles. Precioso!

    ResponderEliminar
  14. Alguien dijo que las sombras son el alma de las cosas. Es cierto lo del contorno negociado de los contrarios. Lo que tienen de arenas movedizas se observa al mirar la sombra de las hojas de los árboles, son como duendes con vida.

    ResponderEliminar
  15. En las sombras ocultamos nuestras penas, y de vez en cuando caemos en ellas como en arenas movedizas...

    Precioso texto Ángeles. Enhorabuena.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  16. Hola Ángeles!

    Fascinante :)
    Leyendo los comentarios anteriores me ha picado mucho la curiosidad, ¿es algún tipo de relato una "arena movediza"?

    Besos!
    Ignacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ignacio, lo de "arena movediza" es la etiqueta que le puse a este tipo de textos en los que se hunde poco a poco una reflexión hasta quedar sepultada, anegada por su propia exposición. Pero vamos que no es ningún tipo de relato, es solo un nombre que le di, ya que estamos dentro de un mundo que a su vez está dentro de un grano de arena.

      Besos y gracias por pasarte!

      Eliminar
    2. Me parece un concepto muy interesante :)

      De nada, de hecho hace milenios que quería pasarme y ahora que he encontrado un ratito, no he dejado pasar la oportunidad ;)

      Besos!

      Eliminar